Liderazgo empresarial: 14 características de un buen líder

Las grandes empresas ya no buscan jefes. En su búsqueda de nuevos talentos, los líderes son el mayor reclamo, y es que varios estudios han demostrado que la productividad incrementa cuando existe un buen liderazgo empresarial, es decir, la aplicación de un proceso por el que la empresa puede influir en los demás para conseguir objetivos.

En este artículo hablamos en profundidad sobre la importancia del liderazgo y lo que define a un buen líder con un enfoque práctico, porque estamos convencidos de que el líder nace pero también se hace.

Qué es el liderazgo empresarial

Antes de lanzarse a la acción, hay que tener clara la base del concepto y para ello recurrimos a la definición del reconocido psicólogo y escritor brasileño Idalberto Chiavenato, especializado en el área de Administración de Empresas y Recursos Humanos:

“[El liderazgo] Es un proceso en que el Líder ejerce la habilidad de influir y conducir a un grupo de personas, motivándolas a trabajar con entusiasmo hacia el cumplimiento de los objetivos de la organización”.

Sin embargo, según John Maxwell, conferencista y escritor estadounidense, el liderazgo empresarial también puede definirse con base en otros criterios: 

Los buenos líderes son quienes logran que los grupos y equipos de trabajo que dirigen desempeñen un rendimiento superior”.

El liderazgo puede definirse desde muchos puntos de vista, pero, en general, podríamos decir que es un conjunto de capacidades directivas que un individuo posee dentro de una empresa para intervenir en la forma de ser o proceder en un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo actúe con entusiasmo hacia el logro de sus metas, llegando así a mejorar la producción empresarial y el rendimiento del equipo.

¿Por qué es importante escoger a un buen líder?

Un buen líder es capaz de llevar a la empresa hacia el cumplimiento de sus objetivos y, entre ellos, la mejora de la productividad. El 76% de las empresas relacionan un correcto liderazgo con el crecimiento de la productividad, según una encuesta del Institute for Corporate Productivity. 

Además, según diversos estudios, el 30-40% de los resultados del negocio de una empresa dependen del clima laboral, y, de ese porcentaje, más del 70% vienen determinados por el estilo de dirección en la compañía. 

El liderazgo actual cambia la típica jerarquía en la que los empleados deben servir a sus jefes, planteando un rol inverso, en el que los jefes sirven a sus empleados, liderando y guiándolos de manera efectiva.

En el mundo de los negocios, la responsabilidad empresarial suele concebirse como el cumplimiento de los objetivos orientados a maximizar los beneficios para los interesados y los accionistas, pero hay otra visión más profunda y es ahí donde entra en juego el liderazgo de servicio.

Este tipo de liderazgo nos hace responsables de nuestro propio comportamiento hacia los empleados, consiguiendo así crear una empresa con un equipo más feliz, más productivo y con mejores resultados.

Por lo tanto, la presencia de buenos líderes en una organización garantiza una máxima efectividad de la producción. Si necesitas ideas para ello, te invitamos a descubrir nuestras 9 propuestas para mejorar la productividad y el rendimiento de una empresa. 

Características de un buen líder

¿Cuáles son las cualidades que debe tener un buen líder? Si bien es cierto que no todas las empresas encuentran en la figura de un líder las mismas características, existen algunos rasgos comunes:

1. Buena capacidad de comunicación

Un buen líder debe comunicarse de manera efectiva con su equipo, expresando lo que necesita, lo que quiere conseguir, además de transmitir las indicaciones y sus motivaciones para tomar ciertas decisiones. 

 “El arte de la comunicación es el lenguaje del liderazgo. Si quieres ser un líder, debes ser un presentador que conecte con la audiencia y entregue un mensaje memorable”.

James Humes, redactor de discursos presidenciales norteamericanos.

2. Buena capacidad de motivación del equipo

No existe liderazgo sin motivación; el líder motivado y motivador es fundamental en una empresa.

La habilidad de animar ayudará a crear un ambiente de trabajo perfecto para aumentar la productividad, en el cual los trabajadores se encontrarán más motivados y contentos, disminuyendo el malestar y el presentismo laboral.

Si quieres aumentar la motivación de tus trabajadores te recomendamos involucrar a tus empleados en las metas de la empresa, por ejemplo, transmitiéndoles todos los objetivos a alcanzar y, una vez se hayan alcanzado, comunicándoles los resultados obtenidos. Así su trabajo cobrará un sentido completo y su deseo por cumplir futuras metas incrementará.

Por otro lado, más allá del sueldo, otra parte fundamental de la motivación de un trabajador es sentir que aporta valor a la empresa y que se reconoce su esfuerzo.

3. Carisma

Un líder carismático es una persona que sabe convencer, que tiene magnetismo, que sabe dirigir a sus empleados con una sonrisa para que hagan fácilmente su trabajo.

Algunos tips para incrementar el carisma e influencia sobre los demás son:

  • Contestar rápido, sin dudar. Un estudio realizado por William von Hippel en la Universidad de Queensland ha demostrado que las personas que contestan más rápido tienden a ser más carismáticas.
  • Mover las manos mientras estás hablando. Gesticular también te puede ayudar a ser escuchado y convencer a los demás, como nos muestra el experto en lenguaje corporal Allan Pease:

Nuestro interlocutor se involucra hasta un 40% más con nuestro mensaje si al mover la mano mantenemos la palma hacia arriba o hacia él, en comparación con la palma hacia abajo.

4. Entusiasmo

¿A quién no le gusta trabajar con compañeros positivos y agradables? Recuerda que el entusiasmo se contagia. El líder debe ser capaz de transmitir seguridad y confianza a sus trabajadores, y esta habilidad le permite crear un ambiente de trabajo agradable.

“El ambiente laboral afecta a casi un 20% de la productividad de la empresa.”

Roberto Lun, Catedrático y Profesor de Dirección de Empresas en la Universitat de València.

Algunos consejos para mejorar el clima laboral: 

Adecuar el lugar de trabajo, tanto los equipos y la distribución como la decoración.

Debes crear un ambiente agradable, por ejemplo, con pizarras donde los trabajadores puedan compartir ideas y comentarios, cuadros inspiradores, así como sensaciones de marca a través de diferentes atributos. 

Ofrecer flexibilidad horaria cuando sea posible.

Que los empleados puedan escoger cuáles son las mejores horas para trabajar, acorde con su productividad, y así obtener una mejor conciliación personal-laboral. 

Si quieres implementar la flexibilidad horaria en tu empresa, puedes utilizar una plataforma o software para cuantificar las horas que ha trabajado cada empleado, como por ejemplo Sesame o Bizneo, las cuales te permiten ver las horas trabajadas, las horas extra, el tiempo que tardan haciendo cada tarea, entre otras cosas.

Reconocimiento hacia los trabajadores.

Acercarse a los empleados y ganarse su confianza es una de las principales tareas para incentivar un buen clima laboral. 

Un buen líder da las gracias a su equipo y reconoce sus méritos. Los empleados con mayor confianza son un 50% más productivos y están un 76% más comprometidos, según un estudio de PwC. 

5. Capacidad de resolución

Una de las características más importantes de un buen líder es la capacidad de resolver conflictos, es decir, ser capaz de solucionar los problemas que impiden el desarrollo del trabajo en equipo de manera inmediata. 

6. Organización y capacidad para gestionar los recursos

Tener una buena capacidad de planificación y de coordinación de recursos tanto humanos como materiales y tiempos, es escencial. 

7. Capacidad de negociación

Un líder es capaz de persuadir a los demás, crear relaciones benéficas con sus colaboradores, clientes y proveedores. Para alcanzar el objetivo deseado en una negociación, el dominio de distintas técnicas de negociación de eficacia probada es crucial.

8. Creatividad

Es un elemento muy importante en el desarrollo del liderazgo. El líder es aquel que se atreve a ser creativo e impulsar un cambio en busca de nuevos rumbos para transformar y mejorar una situación. Para desarrollar la creatividad, debe ser capaz de dejar atrás el miedo al fracaso o al juicio de los demás para evitar bloqueos, darse tiempo para pensar y ser partidario de anotar todas sus ideas.

9. Disciplina

Para lograr los objetivos planteados, debe transmitir la exigencia no solo a sus colaboradores sino también a sí mismo, ganándose a través de sus acciones la confianza de su equipo. El líder no debe pedir a sus trabajadores algo que no da; hay que predicar con el ejemplo.

10. Escucha activa

Un buen líder debe escuchar a los trabajadores centrando toda su atención en lo que le están diciendo. El objetivo de una escucha activa es comprender completamente el mensaje, incluidos los sentimientos, es decir, escuchar más allá de las palabras, prestar especial atención a la comunicación no verbal. 

Para mejorar tu escucha activa te recomendamos parafrasear, por ejemplo, haciendo un resumen de lo que te han dicho con tus propias palabras, así demostrarás interés y podrás verificar que lo has entendido correctamente. 

Otro consejo es que hagas preguntas al trabajador cuando te esté explicando algo. Así podrás obtener más información, además del contexto o detalles específicos del tema en cuestión y sus preocupaciones. 

11. Honestidad

El líder de una empresa siempre debe hablar con la verdad. Un buen líder es honesto, una persona transparente, sobre todo cuando se trata de encaminar a los demás. Para que el trabajo salga adelante, el líder debe ser claro en los objetivos planteados.  

El 80% de los empleados quiere que su jefe comparta con él más información sobre lo que está haciendo su empresa, según el estudio de Geckboard. De hecho, según este mismo informe, el 25% de los encuestados conoce a alguien que ha abandonado su puesto de trabajo debido a la falta de información. 

La transparencia permite al empleado conocer la dirección que está tomando su empresa y definir mejor su campo de actuación. La información que reciba, ya sea resultados, estrategias o cualquier otro tema relacionado con la compañía, le permitirá realizar mejor sus tareas, pero también comprender la totalidad del proyecto y por qué las acciones son llevadas a cabo. 

Juan Ferrer, consultor, formador y coach, cree que los empleados que conocen toda la información y proyectos de la empresa pueden ser clave para la mejora de esta.

“La experiencia me muestra que si se pregunta e involucra a los empleados en el cambio, son ellos quienes lo lideran.»

12. Visión

Para llegar a ser un buen líder, uno debe tener una visión a largo plazo, pensar en el futuro, ser capaz de detectar oportunidades y anticiparse a las posibles amenazas.

Para ello, el líder debe poseer un conocimiento profundo de la empresa, sus estrategias y objetivos, su entorno, las tendencias y evolución de su sector, y presentar actitud de formación continua, leyendo libros y buscando asesoramiento de expertos cuando sea necesario.

13. Capacidad para tomar decisiones

Un buen líder debe ser capaz de tomar decisiones de manera eficaz y con criterio, sin arbitrariedades. 

A la hora de tomar decisiones hay que conocer bien el problema o la situación a la que uno se enfrenta, saber dónde se está y dónde se quiere llegar. 

Es importante recordar que no siempre existe una única opción correcta. Como líder hay que ser objetivo para valorar todas las opciones posibles, así uno puede darse cuenta de que existen más alternativas de las que parecía a simple vista. 

Una vez hayas encontrado las diferentes opciones, te recomendamos que analices los pros y contras de cada una. Cuantas más decisiones hayas tomado, más experiencia tendrás, y la podrás usar para mejorar.

Puedes anotar aquellas decisiones similares que hayas tomado anteriormente y analizar sus resultados para usar esta experiencia en decisiones futuras. Es necesario aclarar que este método puede llevar al líder a ponerse frenos basándose en malas experiencias. Esta no es la idea, nos referimos a que hay que comparar situaciones y aprender de ellas.

14. Buena reputación

La capacidad de liderazgo de un jefe y su buena reputación tienen múltiples ventajas para la empresa. Los directivos atribuyen el 45% de la reputación de la empresa y el 44% del valor de su compañía en el mercado a la reputación de su CEO, según una encuesta de Weber Shanswick .

5 habilidades comunes de liderazgo empresarial

Saber aclarar y reforzar la necesidad de servicio a los demás

Los líderes enseñan a los miembros de su equipo mediante sus palabras y acciones y animan a los trabajadores a dejar de lado los comportamientos egoístas en favor del servicio a los demás.

Saber escuchar y observar con atención

Los líderes deben escuchar a los empleados y pedir su participación, sus ideas y su feedback. Con el tiempo, llegarán a conocer la visión del mundo de cada uno de sus empleados, y adaptarán su enfoque de liderazgo en consecuencia.

Responsabilizarse de sus acciones y empoderar a los demás

Nadie es perfecto y todos cometemos errores, incluso los mejores líderes. Con esto en mente, los líderes presionan para conseguir altos estándares de trabajo, calidad de servicio y alineación de valores en todo el equipo, haciéndose responsables ellos mismos y dando autonomía a sus empleados para que trabajen de una forma más responsable y crítica.

Saber actuar como mentor desinteresado

Se trata de ayudar y guiar a los empleados para que puedan aprender habilidades vitales que mejorarán su desempeño y desarrollo.

Mostrar constancia

Es fundamental darse cuenta de que una o dos conversaciones, a veces, no consiguen el cambio que buscas en la mentalidad de un trabajador. 

El liderazgo implica ser constante e invertir todo el tiempo que sea necesario para educar e inspirar las prácticas de liderazgo de servicio en los miembros de un equipo.

Como puedes ver, el liderazgo es un elemento imprescindible en el mundo empresarial. Una compañía sin un buen líder que sepa motivar a su equipo, no podrá crecer y, desde luego, si crece, lo hará de una forma mucho más lenta.

Ten en cuenta que un trabajador feliz en su entorno laboral consigue antes los objetivos fijados, lo cual aumenta los beneficios y mejora la imagen de la empresa, tanto interna como externa. Además, la vuelve más competitiva. 

“Las ventas de una empresa con empleados más felices aumentan en un 37% y la productividad en un 31%”.

Shawn Anchor, investigador de la Universidad de Harvard.

Aplicar el liderazgo con un enfoque de servicio contribuirá al desarrollo de tu equipo de trabajo, permitiéndote alcanzar la excelencia y éxito profesional mucho más rápido. 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo con tu red!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp