Cómo escribir una carta de renuncia laboral (con 3 ejemplos)

Ya sea porque en tu empresa no te dan la posibilidad de tomar decisiones, no encuentras perspectivas de crecimiento, no dispones de horarios flexibles o simplemente porque tus valores no están alineados con los de tu empresa, puede ser que no te sientas valorado, motivo principal por el que la mayoría de las personas deciden abandonar su puesto de trabajo, según un estudio de la Asociación Americana de Psicología.

Salir de una empresa no es fácil, y menos cuando tienes un cargo de responsabilidad. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre cómo escribir una carta de renuncia laboral, incluyendo 3 ejemplos que representan situaciones distintas.

Aunque te sientas molesto con la empresa por el trato recibido, hay que evitar que la ira y el enfado sean los protagonistas, pues lo mejor para los intereses profesionales y personales es separarse con educación y buenas formas. Como decía Buda:

“Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón caliente con la intención de tirarlo a otra persona; tú eres el que quema”.

¿Por qué escribir una carta de renuncia?

Hay que ser consciente de que toda salida de una empresa tiene sus procesos. La carta de renuncia es la formalización de dichos procesos, pues alertará a nuestros superiores de cuando nos vamos.

Puede que nos preguntemos por qué es conveniente respetar estos procesos y en particular escribir una carta de renuncia. Nosotros destacamos tres motivos: legales, éticos o de futuro laboral.

  • Motivos legales: Según el convenio que disponga la empresa, deberás dar un plazo de X días. Normalmente son 15 días desde que anuncias tu partida, aunque en algunos sectores laborales puede llegar a 1 mes. La carta de renuncia te permite dejar constancia de la fecha de salida.
  • Motivos éticos: Tanto si te han tratado bien como si te has sentido infravalorado, la empresa que estás a punto de dejar te ha proporcionado un sueldo y un aprendizaje. Una carta de renuncia te permite demostrar gratitud.
  • Futuro laboral: Las empresas a las que apliques en un futuro, podrían pedir informes o referencias sobre tu desempeño en tu puesto anterior. ¿Quién puede conocerte mejor trabajando que tu antiguo jefe? Si escribimos una carta amigable o incluso cordial, conseguiremos que nuestro antiguo jefe tenga buenas palabras de nosotros, o al menos que la salida del trabajo no repercuta negativamente en la opinión que ya se había formado anteriormente.

También es recomendable pedir una carta de recomendación a nuestro superior, si tenemos buena relación con él/ella. Demostraremos así nuestra capacidad de trabajo, proactividad y que somos transparentes.

Ahora que ya sabes cuál es la utilidad de una carta de renuncia, vamos a ver qué formato debe tener. Este nos servirá en cualquier caso y de manera internacional.

Qué es una carta de renuncia laboral y cómo redactarla

Una carta de renuncia es un documento oficial de no más de una página, con una estructura de carta formal. Como toda carta, contiene los apartados del remitente, el destinatario, el saludo, el cuerpo, la despedida y la firma. Aun así, una carta de renuncia tiene sus especificaciones concretas y suele estructurarse de esta forma:

Encabezado

En el encabezado debes poner todos tus datos de contacto para que la empresa pueda contactar contigo. Seguro que ya tienes el listado preparado en tu currículum, vamos a enumerarlos: nombre y apellidos, dirección, teléfono y correo electrónico personal.

Finalmente, añade la fecha en que escribiste la carta. El día establecido en la fecha será el que se utilizará para contar los 15 días de preaviso, los que estén estipulados en el convenio o el tiempo que tú decidas para abandonar la empresa.

Receptor

En este apartado debes escribir el nombre de tu supervisor y su cargo, juntamente con la empresa y su dirección. Es opcional poner también su número de teléfono o el correo electrónico. Este apartado debe alinearse en la parte izquierda de la carta y es importante porque demostrará que entregaste la carta a tu superior, siendo tu seguro por si en un futuro la empresa desea contactar con él.

Saludo de la carta

Siendo una carta de carácter oficial, hay que usar un registro formal. Utilizaremos introducciones como Estimado/a o Apreciado/a. En función del grado de confianza establecido con la persona que nos supervisó, nos dirigiremos a ella utilizando su nombre o escribiendo Sr. o Sra. seguido de su apellido. Aún así, por muy bien que nos llevemos con nuestro superior debemos evitar tratarle de tú a tú en la carta de renuncia.

Primer párrafo: Avisar de la renuncia

De forma breve y concisa, vamos a comunicar que dejamos nuestro puesto de trabajo. Si así lo sentimos, podemos lamentar nuestra partida. Opcionalmente, podemos explicar los motivos que nos han llevado a tomar esa decisión, siempre y cuando sean comprensibles y no resulten ofensivos. Cada situación es un mundo y cada uno conoce la relación con su jefe y su empresa, así que nadie mejor que tú sabrá cómo canalizar esa información de la mejor manera.

Segundo párrafo: Agradecer el trato recibido

Si ha sido una experiencia enriquecedora, dedica un párrafo a alabar el trato recibido, todo lo que has aprendido y lo mucho que echarás de menos el ambiente de trabajo. Puede que necesites más de un párrafo, si la experiencia ha sido muy positiva. Sin embargo, procura ser breve y evita que la carta ocupe más de una página.

Si, por el contrario, has vivido una experiencia negativa, es momento de renunciar al orgullo y escribir una carta más genérica con formalidades, dando las gracias por la oportunidad y deseando un buen futuro tanto a la empresa como a los compañeros.

Tercer párrafo: Tender la mano a un traspaso óptimo

Toca pensar en el futuro de la empresa y el puesto que dejarás vacante y, para ello, es importante ofrecerse para un traspaso rápido y efectivo. Algunas tareas que podrías ofrecerte a realizar y que podrías plasmar en tu carta:

  • Generar un documento con todos los entresijos de tu puesto, de forma que sea entendible para cualquiera que opte a tu puesto.
  • Ayudar en la búsqueda de tu sustituto
  • Formar a tu sustituto

Despedida formal y firma

Para terminar con una carta redonda, es importante cerrarla con una despedida formal, como puede ser “Atentamente” o “Cordialmente”, seguida de nuestra firma y nombre completo.

3 ejemplos de una carta de renuncia

“No me siento valorado en la empresa”

Si te sientes así de frustrado en tu trabajo, seguramente no querrás dar muchos detalles sobre el motivo de tu renuncia. De todos modos, mejor evitar mencionar que no estás a gusto. Lo que buscas es una carta breve y práctica, eludiendo el apartado de motivos, simplificando mucho el apartado de agradecimiento y sin dar pie a un traspaso a tu sustituto, tan solo el que se exige legalmente. En este caso, recomendamos mantener la compostura y medir bien las palabras.

Ejemplo de carta de renuncia breve y práctica:


Estimado/a (remitente de la carta, tu superior o tu jefe).

Por la presente le comunico mi decisión irrevocable de renunciar a mi cargo como (título del trabajo realizado), que he mantenido desde el (fecha de inicio) hasta el día (fecha de finalización, incluyendo los 15 días posteriores al preaviso).

Agradezco el trato recibido y les comunico que voy a efectuar los 15 días del plazo de aviso según marca la ley para que puedan reorganizar el departamento.

Atentamente, 

(Nombre, firma y fecha)

“Me han ofrecido un puesto de trabajo que no puedo rechazar”

Estás bien en tu empresa actual, pero te han ofrecido un puesto de trabajo con mejores condiciones, ya sean económicas o de progresión laboral, y has decidido cambiar de rumbo. En este caso, en tu carta de renuncia puedes detallar los motivos de tu decisión. Si, por el contrario, no te sientes a gusto en tu empresa actual y tienes claro que necesitas un cambio de aires, puedes simplemente comunicar tu baja agradeciendo el trato recibido para evitar recibir una contraoferta.

Te espera un nuevo puesto de trabajo y cuanto antes puedas incorporarte, mejor. Sin embargo, es conveniente respetar los 15 días legales para hacer el traspaso, ya que así demostrarás confiabilidad tanto a la empresa que abandonas como a la que empezarás a trabajar.

Ejemplo de carta de renuncia explicativa:


Estimado/a (remitente de la carta, tu superior o tu jefe).

Por la presente le comunico mi decisión irrevocable de renunciar a mi cargo como (título del trabajo realizado), que he mantenido desde el (fecha de inicio) hasta el día (fecha de finalización, incluyendo los 15 días posteriores al preaviso).

Quería contarles que mi renuncia se debe a una motivación personal en un nuevo proyecto, que representa una muy buena oportunidad para desarrollar mis habilidades y aptitudes.

Aprovecho para mostrar mi gratitud por el tiempo pasado. Han sido unos años magníficos en los que he podido crecer como profesional, aprendiendo de todos mis compañeros y superiores. 

Estoy a su disposición para ayudarles en todo lo posible en este período de 15 días antes de mi incorporación al nuevo proyecto, para lograr que la transición sea fluida.

Reciban un cordial saludo,

(Nombre, firma y fecha)

“Estoy muy contento en la empresa, sin embargo, por motivos personales, me tengo que mudar en 2 meses”

Estamos en el escenario más favorable. Tendrás buenas palabras para tus superiores y podrás dejar las puertas abiertas para colaborar en un futuro. Has sido previsor y has avisado con 2 meses de antelación, con lo cual la empresa puede prepararse con tiempo para un traspaso óptimo y colaborando en este aspecto es posible que recibas una recompensa a cambio.

Puedes extenderte en el agradecimiento e incluso nombrar cualidades, momentos o personas específicas para demostrar tu aprecio. Sobre todo, deja claro el motivo de tu renuncia y que no tiene que ver con la empresa.

Ejemplo de carta de renuncia con agradecimiento:


Estimado/a (remitente de la carta, tu superior o tu jefe).

Por la presente le comunico mi decisión irrevocable de renunciar a mi cargo como (título del trabajo realizado), que he mantenido desde el (fecha de inicio) hasta el día (fecha en la que has decidido dejar el trabajo).

Quería contarles que mi renuncia se debe a motivos familiares, ya que nos mudamos a otra ciudad.

Han sido (cantidad de años trabajados en la empresa) a su lado en los que me ha enorgullecido formar parte de esta organización, he disfrutado al máximo de mi profesión desarrollando proyectos enriquecedores y he conocido a grandes compañeros con los que, sin duda, volvería a trabajar.

Me comprometo a ayudarles en el traspaso de poderes y a encontrar al mejor sustituto posible para mi cargo. Si en un futuro nuestros caminos se vuelven a cruzar, estaría encantado/a de volver a formar parte de su equipo. 

Reciban un cordial saludo,

(Nombre, firma y fecha)

Otras opciones para escribir tu carta de renuncia

Aunque te hayamos mostrado 3 posibles escenarios con tres ejemplos relativamente genéricos, no hay ninguna fórmula secreta y pueden hacerse múltiples variaciones dependiendo de las circunstancias, la forma de ser de cada uno o lo que se quiera transmitir.

Puede ser que te hayan tratado genial, pero que no quieras decir por qué te vas, o que el trato haya sido óptimo, pero no te interese resaltarlo. Lo estrictamente necesario es la comunicación del día de la renuncia y cuándo se efectuará.

Ahora ya sabes cómo escribir una carta de renuncia laboral para abandonar un puesto de trabajo, pero puede que también te interese descubrir cómo escribir una carta de presentación para conseguir el trabajo de tus sueños.

Requisitos legales

Hay diferentes requisitos legales que debemos cumplir para formalizar una carta de renuncia.

  • Cumplir con el tiempo de antelación pertinente según el convenio de tu sector.
  • Presentar la carta en formato físico, nunca mediante correo electrónico.
  • Contactar con el responsable de recursos humanos para que nos de una copia para nosotros firmada por él.

De esta forma, nos aseguraremos de que nuestra carta de renuncia pueda considerarse oficial y patente.

Reputación laboral

Recuerda siempre que las empresas con las que querrás trabajar en un futuro querrán saber qué huella dejaste en tu puesto anterior y, para ello, es muy probable que contacten con tus antiguos jefes para ver cómo te desarrollabas.

Por lo tanto, terminar bien una relación laboral es clave aunque no lo consideremos oportuno, pues la reputación laboral es muy importante.  Prueba de ello es que, según Career Builder, el 82% de los empleadores aseguran que con el modelo de referencias consiguen el mejor ROI (retorno de la inversión).

Además, con una salida amigable, podemos conseguir que nos ayuden con las pagas que nos queden por cobrar e incluso de la formalización de la carta de renuncia.

Para finalizar, nuestro consejo es que, antes de dejar un trabajo, tengas ya cerrada la incorporación en otra empresa. Ten en cuenta que, si estás buscando un cambio en tu futuro laboral, desde ISPROX podemos ayudarte a encontrar la oportunidad adecuada

¿Te resultó interesante este artículo ¡Compártelo con tu red!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp