Cómo hacer una carta de presentación de 10

Si alguna vez te has preguntado si es recomendable incluir una carta de presentación aunque la oferta de trabajo no lo exija, la respuesta es sí. ¿Sabías que el 56% de las empresas prefieren que se adjunte una carta de presentación con el curriculum vitae? Así lo demuestra la encuesta “Employer Preferences for Résumés and Cover Letters” de la Universidad de Michigan. 

Además, el 43% de los reclutadores de talento considera que la carta de presentación es igual de importante que el currículum, según una encuesta realizada por Society for Human Resource Management (SHRM). Pero, ¿cómo hay que hacer una carta de presentación para llamar la atención del responsable de recursos humanos?

Antes de empezar a escribir, debes tener claro qué es una carta de presentación y qué debes incluir en ella.

¿Qué es una carta de presentación y qué importancia tiene?

La carta de presentación es un documento que acompaña tu curriculum vitae y representa una oportunidad para destacar sobre los demás candidatos, ya que te permite demostrar el interés que tienes para el puesto de trabajo. Asimismo, sirve para causar una buena impresión. 

Cada carta debe ser personalizada y hacer mención al puesto y la empresa en la que quieres trabajar, ya que el 69% de los responsables de recursos humanos lo valora de manera positiva, según la encuesta Cover Letters and Resumes realizada por SHRM.

En tu carta de presentación puedes destacar las secciones en las que deseas que el responsable de contratación preste especial atención, como, por ejemplo, tus habilidades para liderar un equipo. Por lo tanto, puede marcar la diferencia entre obtener el trabajo deseado o que tu currículum pase desapercibido.

¿Qué debe incluir una carta de presentación de 10?

Lo más importante es relacionar tus cualidades y experiencias con el trabajo solicitado. También te recomendamos mencionar datos relativos a la empresa y, si las tienes, citar referencias. Escribe las características que requiere el puesto relacionándolas con tu experiencia y personalidad para dejar claro que eres el candidato ideal. 

Añade también tus conocimientos sobre la empresa y su filosofía. Antes de empezar a redactar, es importante informarte bien sobre la empresa y el puesto de trabajo al que quieres optar. Puedes encontrar la información de la empresa en su página web, redes sociales o incluso en la prensa (para encontrar noticias recientes sobre la empresa puedes buscar su nombre en Google desde la pestaña de «Noticias»). Cuanto más indagues, mejor. Toda la información que obtengas te servirá tanto para personalizar al máximo tu carta de presentación como para sobresalir en la posible entrevista. 

Expresar el deseo de mantener contacto con la empresa mediante una cita (presencial o virtual) e incluso incluir tu disponibilidad para concertar una reunión es una buena manera de iniciar una relación con la empresa. 

Si no tienes experiencia profesional, puedes hablar de tus estudios y relacionar tus logros académicos con el puesto de empleo. Por ejemplo, puedes relacionar tus notas académicas con las habilidades y conocimientos que requiere el empleo. 

Por otro lado, te recomendamos incluir el nombre del responsable de contratación de la empresa, aunque si lo desconoces, puedes mencionar el nombre del departamento o la empresa. 

Si tu candidatura la envías por correo electrónico, recuerda que una buena opción para asegurarte de que la vean es pegarla en el cuerpo del correo, así el responsable podrá leerla enseguida.

¿Cómo hacer una carta de presentación perfecta?

La carta de presentación debe complementar, no duplicar tu currículum. Su principal propósito es agregar un toque personal a la candidatura. Es a menudo el primer contacto escrito con el potencial responsable de recursos humanos y hay que tener en cuenta que las primeras impresiones son cruciales. ¿Sabías que varios estudios psicológicos defienden que la primera impresión se forma en 7 segundos? ¿Y que los siguientes 30 segundos representan tu oportunidad para reforzar o redireccionar esa primera impresión? 

La carta de presentación tiene que poder leerse de manera clara y rápida, por lo tanto, tiene que mostrar un lenguaje correcto, directo y conciso, ya que el 83% de los responsables de recursos humanos tienden a leer las cartas en menos de 1 minuto, como se demuestra en la encuesta Cover Letters and Resumes de SHRM. 

El 70% de los responsables de recursos humanos prefieren una carta de presentación de menos de una página, mientras que el 25% dice que cuanto más corta sea, mejor, según un estudio de Saddleback CollagePor eso, la extensión recomendable de la carta de presentación es de una página, constando de 3 o 4 párrafos.

Recuerda que debes redactar tu carta de presentación específicamente para el trabajo que estás solicitando. Toma en cuenta las características del empleo y luego lista tus habilidades y experiencia relacionadas con dicha posición. 

Es importante que expliques cómo tus conocimientos sintonizan con el puesto. Según la encuesta Résumés, Cover Letters and Interviews de SHRM el 51% de los responsables de recursos humanos creen que lo más importante es que el candidato relacione su experiencia profesional con los requisitos del empleo, así como sus habilidades (48%).  

En tu carta de presentación es muy importante la ortografía y la gramática, y tu estilo y tono de comunicación. El 76% de los responsables de recursos humanos considera que si hay un error gramatical en una carta de presentación, es causa suficiente para descartar al candidato, según la encuesta Covers Letters and Resumes de SHRM.

Las palabras que utilices en tu carta indican al lector cómo procesas la información y cómo te comunicas con los demás. El 76% de los empleadores pueden eliminar automáticamente un candidato a empleo de cualquier consideración de contratación posterior, basándose únicamente en la calidad de su carta de presentación, como nos muestra una encuesta de Society for Human Resource Management.

Según el libro “Información y orientación laboral, estrategias básicas para formar parte del mercado laboral”, algunas recomendaciones que puedes seguir para hacer una buena redacción en tu carta de presentación son usar la primera persona, una extensión corta y clara, al igual que las frases, usar verbos en acción, los cuales muestran iniciativa, intentar transmitir seguridad y, sobre todo, que la elaboración sea ordenada.

Claves para hacer una buena carta de presentación

  • Brevedad y claridad. La carta de presentación acompaña a tu currículum y sirve para captar la atención del reclutador, aportando información adicional. Como hemos dicho anteriormente, es muy importante que sea corta y directa. 
  • Uso correcto del lenguaje. Tienes que utilizar un lenguaje formal y, sobre todo, sin faltas de ortografía. Una vez redactada, recomendamos revisar el contenido varias veces.
  • Buena estructura y presentación. Tu carta debe justificar el envío de tu candidatura, dando información sobre tu perfil y por qué eres el candidato idóneo, dejando ver tu interés por el puesto de empleo y la empresa. 
  • Palabras clave (keywords): Puedes añadir palabras clave y destacarlas en negrita. 
  • Despertar interés. En pocas frases tienes que ser capaz de despertar interés hacia ti. Habla de tus competencias, tu experiencia, tus motivaciones y todo aquello que crees que te diferencia de los demás. 
  • Contacto. No olvides adjuntar tus datos de contacto (dirección de correo electrónico y teléfono) tanto en la carta de presentación como en el CV.

Estructura y ejemplo de carta de presentación

Ahora puede que te estés preguntando: “¿Y cómo debería comenzar mi carta de presentación?” 

Lo primero que debe aparecer son tus datos de contacto y una salutación al responsable de recursos humanos o a la persona que gestiona la oferta de empleo. Una buena opción es incluir su nombre — es una manera de parecer más cercano y crear más interés —.  Por ejemplo: “Estimada María García”. Si, por otro lado, no conoces el nombre de la persona que gestiona la vacante de empleo, puedes escribir “Estimado/a responsable de recursos humanos”.

El cuerpo de la carta de presentación perfecta debería estar formado por unos tres párrafos, donde el primero se utiliza para captar la atención del responsable de recursos humanos, el segundo para mostrar lo que puedes aportar a la empresa, destacar tus habilidades, estudios y experiencia relacionada con el puesto al que quieres optar y el tercero para demostrar por qué puedes encajar tanto en el puesto como en la empresa. 

Antes de empezar a redactar el cuerpo, añade la fecha y el nombre y dirección de la empresa a la cual te diriges. Te recomendamos que en el primer párrafo también hagas referencia a la oferta de empleo y dónde la has encontrado, para que el responsable de recursos humanos pueda situarse fácilmente. 

Seguidamente, resume tu experiencia, estudios y habilidades destacando aquello que puede ser relevante para el puesto. Recuerda que no se trata de limitarse a repetir todos los datos que tienes en el curriculum. Intenta aportar información adicional sobre tus habilidades, intereses y logros.

Además, para diferenciarte del resto de candidatos, una buena opción es explicar qué puedes aportar a la empresa, es decir, dejar claro por qué deberían contratarte a ti y no a otro candidato.

Por último, para concluir tu carta de presentación puedes expresar tu interés en ampliar la información remitida a través de una llamada o entrevista de trabajo y despedirte con un “Atentamente” y tu nombre para mantener la formalidad.

Una buena carta de presentación VS Una mala carta de presentación

A continuación, te mostramos dos ejemplos de cartas de presentación. En primer lugar, una que sigue todas las pautas mencionadas anteriormente y tiene muchas garantías de éxito y, en segundo lugar, otra que presenta los errores más comunes.

Tipos de cartas de presentación

Existen varias formas de enfocar el texto de tu carta de presentación, en función de la situación. Por ejemplo, si estás respondiendo a una oferta de empleo, si quieres enviar tu candidatura sin que haya ninguna vacante ofertada o si, por otro lado, quieres recordar que sigues interesado/a en trabajar en la compañía. 

1. Respuesta a una oferta de empleo

La carta de presentación hace referencia a una oferta de empleo ya publicada. En este caso tienes una clara ventaja, ya que el contratador necesita una persona, por lo tanto está esperando recibir currículums. Creando una buena carta de presentación tienes más posibilidades de ser seleccionado para una entrevista. 

En tu carta de presentación es recomendable que incluyas dónde has encontrado la oferta de trabajo.

2. Autocandidatura

Se envía una carta de presentación junto con el CV a empresas que no han publicado ninguna oferta, pero en las que te gustaría trabajar. 

Se trata de una candidatura espontánea, que te permite tomar una actitud proactiva y contactar con la empresa en la que te gustaría trabajar. Para hacer una buena carta de presentación tendrás que investigar la empresa y cuáles son los perfiles que podría necesitar. 

Además, recuerda que es recomendable contactar con la compañía previamente, para saber a quién tenemos que enviar la carta de presentación y nuestro curriculum vitae. 

3. Recordatorio

Si has presentado tu candidatura a una empresa y no has obtenido ninguna respuesta, puedes enviar una nueva carta de presentación para recordar tu candidatura o para actualizar algunos de tus datos. 

Es una buena forma de recordar tu candidatura al responsable de recursos humanos y demostrar de nuevo tus ganas de trabajar en esta empresa. Además, puede que en el momento en que vuelvas a enviar tu carta de presentación tengan un vacante. 

No olvides que se trata de un recordatorio. No es conveniente enviar muchas cartas de presentación en poco tiempo, sino de tanto en tanto. El tiempo óptimo para enviar un recordatorio es de 2-3 semanas, según un estudio de Topo. Además se recomienda enviar entre 2 o 3 e-mails de recordatorio cómo mucho, según Woodpecker

Recuerda que cerca del 60% del éxito tiene que ver con tu currículum y que otro factor relevante para destacar en el proceso de selección es tener claro qué tipos de curriculum vitae son los más adecuados para enviar tu candidatura al puesto de empleo que deseas. 

Acompaña tu CV con una carta de presentación personalizada para el puesto en concreto y siguiendo los pasos mencionados anteriormente, y verás que las probabilidades de obtener una entrevista de trabajo aumentan. Tu esfuerzo tarde o temprano tendrá sus frutos. ¡A por ello!

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo con tu red!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp