Cada vez más, las empresas necesitan reinventarse para poder sobrevivir en el mercado actual, hoy vamos a tratar tres puntos que se pueden considerar claves para la supervivencia de las organizaciones:

Innovación y creatividad:

La creatividad junto con la innovación son elementos que han venido interactuando en el entorno empresarial desde hace mucho tiempo, pero que a medida que los mercados se hacen más competitivos, se convierten en protagonistas, ya que por medio de éstos las organizaciones pueden desarrollar aquellas ventajas competitivas que les permitan mantenerse con éxito. Por esta razón, es importante que las empresas procuren una filosofía de gestión creativa e innovadora que les permita desarrollarse tanto vertical como horizontalmente, logrando una cadena de valor altamente competitiva y diferenciadora

La creatividad es la habilidad que estimula el conocimiento, la curiosidad, la imaginación para producir nuevas ideas, la innovación es la implementación de esta creatividad. Esto se puede traducir en una nueva idea, solución, proceso o producto, es decir, la innovación es producir, asimilar y explotar con éxito una novedad, de manera que aporte soluciones inéditas a los problemas y permita responder a las necesidades de las personas, de las empresas y la sociedad en general.

Las ideas y conocimientos que producen la creatividad, conducen a innovaciones:

1-De la tecnología
2-De la organización interna y la configuración de los recursos
3-Técnicos
4-Económicos
5-De personal
6-Del mercado

 

Formas de fomentar o estimular la creatividad empresarial son:

  • Proponer retos
  • Motivar
  • Fomentar una participación activa
  • Dar mayor autonomía
  • Generar variedad, evitando el estancamiento.

Formas de practicar la innovación:

  • Fomentar la creatividad (Que es la que genera las ideas para innovar)
  • Erradicar el miedo al fracaso
  • Estar atentos a los cambios del mercado
  • Lanzar nuevos productos, servicios o cambios de procesos.

 

Flexibilidad ante el cambio:

La flexibilidad  organizacional es la capacidad de una organización para responder y adaptarse al cambio, anticiparse a las amenazas y las oportunidades futuras y entender sus vulnerabilidades. Incluye una planificación eficaz y la toma de decisión de construir la capacidad de adaptación en circunstancias complejas y rápidamente cambiantes y la agilidad para manejar una amplia gama de riesgos únicos para su funcionamiento.
El aumento de la flexibilidad debe estar en el centro del propósito de la organización. Debemos ser conscientes de las vulnerabilidades potenciales, adaptarnos al cambio y ser capaces de convertir las amenazas en oportunidades; serán los medios para que un negocio no solo sobreviva, sino que prospere.

Relación con clientes:

El éxito de cualquier gran negocio depende de cómo una empresa trata a sus clientes y de cómo sus clientes confían en sus servicios. Y, esta confianza construye la relación entre una empresa y sus clientes. Lo importante detrás de esta confianza es cómo una empresa gestiona esta relación con los clientes.

La relación con el cliente es una conexión, confianza creada entre una empresa y sus clientes. Esta conexión puede ser fuerte o débil. Esta relación se puede construir con comunicación de marketing, soporte de ventas, asistente técnico o servicio al cliente.

Así pues, podemos concluir el blog con que la supervivencia de cualquier organización depende de la innovación y creatividad, de la flexibilidad ante el cambio y de la relación con los clientes.