La necesidad de las empresas en la mejora de la retención de talento es una realidad. Actualmente, el foco de los departamentos de recursos humanos no es solo en atraer sino en retener estos talentos, entendiendo como «talento» el líder de la estrategia, el cual creará valor y será la clave del futuro de la empresa.

Para conseguir estos objetivos, es decir, poder mejorar y evitar estas salidas no deseadas, proponemos algunas medidas:

 

Alinear el talento con los objetivos de la empresa

La empresa debe saber qué talento quiere conservar y el motivo para hacerlo, de esta manera, si todo el mundo sabe el hilo que sigue la empresa, facilitará tan a empleados como directivos a seguir objetivos comunes

Propiciar un buen ambiente laboral:

La empresa debe empezar por dar una imagen profesional, decidida y abierta a las nuevas incorporaciones, pero más allá de eso, se debe incentivar el contacto diario entre los compañeros. La interacción facilitará a unos y otros el desarrollo de mejores condiciones en el trabajo.

El departamento de recursos humanos debe incentivar esta actitud, con prácticas como pueden ser la realización de actividades internas de la empresa, o incluso, fuera del horario laboral para unir más el grupo y brindar comodidad a los trabajadores.

Promover una cultura de comunicación:

Dentro de la empresa se debe potenciar la comunicación, por una parte, y de manera descendente, se ha de conseguir que todo el que pertenece a ella se sienta que forma parte, creando así una cultura de confianza.

Por otra parte, se deberá potenciar la comunicación inversa, es decir, la que da la posibilidad de que trabajadores de posiciones bajas puedan aportar ideas y opiniones que se tengan en cuenta, los trabajadores se sentirán valorados, y consecuentemente el rendimiento de los mismos aumentará.

Todo esto es más sencillo cuando todo el mundo intenta que su trabajo aporte y afecte positivamente al de sus compañeros. Simultáneamente, los cargos directivos deben intentar ser líderes y referentes del equipo, con predisposición para ayudar, motivar y dar feedback provechoso a los trabajadores.

Conciliación de la vida laboral y la personal

Cada vez valoramos más el hecho de poder compaginar la vida laboral con la personal y familiar, necesitamos sentir que no vivimos esclavos al trabajo, por eso la importancia de poder trabajar de lo que nos gusta, aun así, no siempre hay esta posibilidad, y si está, no siempre es una prioridad, por ello, las empresas deben intentar innovar, lo pueden hacer incentivando el teletrabajo, de hecho, después de comprobar que puede aumentar la productividad entre un 10 y 30 por ciento, más empresas la están llevando a cabo, sobre todo las tecnológicas.

Además del teletrabajo, se valora la flexibilidad horaria, permisos más prolongados de maternidad y paternidad, entre otros.

Ofrecer posibilidades de crecimiento profesional

Un motivo muy importante de las salidas no deseadas es la no posibilidad de ascender dentro de la empresa, los trabajadores valoran mucho sentir que su trabajo es provechoso, sentirse motivados y con objetivos a seguir los hará ser más ambiciosos, más productivos y con ganas de escalar rápidamente. Una iniciativa considerable puede ser la de proponer un mentor o tutor a cada trabajador, el cual le pueda dar un feedback más cercano, y ayudar a la hora de ascender cediéndole cada vez más responsabilidades, más autonomía y más liderazgo.

Facilitar formación profesional

La formación, y el hecho de seguir aprendiendo y absorbiendo conocimiento es muy importante para personas talentosas. Aparte de ser un factor motivador y de satisfacción laboral, ayuda a hacer crecer a las personas mejorando su productividad. La empresa debe apostar por la formación.

El salario

El salario puede parecer que es el detonante en muchos casos, y quizás sí, sobre todo antiguamente, hoy en día, cualquiera de los aspectos mencionados anteriormente puede ser igual o más importante que el dinero. Esto no quiere decir, que un buen y adecuado sueldo no aporte satisfacción y seguridad.

 

Después de haber visto algunas estrategias eficientes para la retención de talento, concluiremos que una empresa capaz de combinar oportunidades de desarrollo y de promoción, conciliación de vida laboral y personal, buen ambiente y comunicación y un salario adecuado, será la que tendrá menos dificultad a retener aquellas personas talentosas y con más potencial, las cuales les ofrecerán más ventajas competitivas.