Cómo conseguir una carta de recomendación laboral

Te inscribes a una oferta de trabajo en la que sabes que eres el candidato idóneo, ya que tienes las aptitudes y las habilidades necesarias. El currículum lo demostrará de forma cuantitativa, ya que verán tu formación y años de experiencia, y tu carta de presentación mostrará tu personalidad, motivación y habilidades, pero ¿hasta qué punto serán confiables tus palabras? Nuestro consejo es que te adelantes y entregues una carta de recomendación laboral.

Lo más probable es que el empleador busque la opinión de un tercero, alguien que haya trabajado codo con codo contigo, antes de tomar una decisión.

“El 82% de los empleadores asegura que con el modelo de referencias se consigue un mejor ROI”.

CareerBuilder

Como puedes comprobar, aportar una carta de recomendación o referencia puede marcar la diferencia, ya que ofrece más seguridad al empleador a la hora de contratar y aumenta tus probabilidades de ser el candidato elegido. Si la entregas antes de que te la pidan, demostrarás proactividad y tendrás la seguridad de que el empleador obtiene una referencia positiva sobre ti.

En este artículo te mostramos cómo conseguir una carta de recomendación laboral, como debe ser esta carta para que te ayude en un proceso de selección, y algunos tips a la hora de entregarla.

Cuál, a quién, cómo y cuándo pedir tu carta de recomendación

A la hora de pedir y conseguir con éxito tu referencia laboral, debes hacerte cuatro preguntas básicas: qué, quién, cómo y cuándo

¿A qué empresa se la pides?

Lo primero que debes analizar es a cuál de las empresas en las que has trabajado pedirás tu carta de recomendación.

Evita pedir una carta de recomendación a una empresa que te despidió o no renovó tu contrato por algún motivo relacionado con tu desempeño o tu relación con tu superior. Esta carta podría perder credibilidad para tu futuro empleador. Sin embargo, sí sería una buena opción pedir una carta de recomendación en caso de que la empresa hubiera hecho una reducción masiva de plantilla por causas ajenas a tu desempeño.

Siempre hay que plantearse y cuestionar todos los escenarios posibles y, en este caso, la mejor opción será elegir una empresa que dejaste de forma amigable o en la que mantenías una buena relación con tus superiores, pero prescindieron de ti por cambios internos o motivos económicos.

¿Quién tiene que escribirla?

Dentro de la empresa que has seleccionado, encuentra la persona idónea que te escriba la carta para que tenga la máxima credibilidad posible. Procura que la carta provenga de tu superior. Será más valiosa que si te la escribe tu compañero más cercano.

Es importante que la persona que elijas te conozca y tenga una buena opinión sobre ti, tanto personalmente como profesionalmente. De esa manera conseguirás una carta cercana, pero que, a la vez, ponga en valor tu productividad y habilidades como trabajador.

¿Cuándo debes pedirla?

No te demores en pedir tu carta de recomendación, cuanto más tiempo pase desde la fecha en que terminó tu relación laboral con la empresa:

  • Se reducirá el vínculo personal.
  • No tendrán tan presentes tus buenas aptitudes.
  • Será menos probable que te escriban la carta de recomendación.
  • Será más impersonal.

¿Cómo debes pedirla?

Puedes pedirla a través de todas las formas de comunicación que existen, de forma oral ya sea cara a cara o por teléfono, o de forma escrita,a través de correo electrónico, mensajería instantánea, o incluso mediante carta tradicional. 

Nuestra recomendación, si ya ha pasado un intervalo de tiempo mediano o largo desde el abandono del puesto, es que escribas un correo electrónico, pues es menos intrusivo y permites que tu recomendador se tome su tiempo para responder y redactar la carta.

También te recomendamos facilitar la tarea a tu recomendador enviándole un ejemplo de carta de recomendación o una plantilla que ya incluya vuestros datos y en la que solo tenga que rellenar aquellas partes que requieren una valoración personal. De este modo, incrementarás tus probabilidades de éxito, tendrás más control sobre el resultado de la carta y probablemente la recibirás antes.

Si vuestra relación laboral terminó recientemente, puedes combinar una llamada en la que además te intereses por cómo está la persona y cómo va todo en la empresa, con un correo electrónico posterior que incluya el ejemplo o la plantilla para tu carta. Así el recuerdo será mayor.

Estructura de una solicitud mediante correo electrónico

1. Presentación

Aunque para ti puede que sea tu único jefe, es probable que tenga muchas otras personas a su cargo, y más si has tardado un tiempo en pedir la carta de recomendación. Quizás ya no se acuerda de ti, por lo que, antes de pedir nada, preséntate con tu nombre y alguna referencia al tiempo que pasasteis juntos y que él/ella pueda recordar.

2. Petición de la carta de recomendación

Pide la carta a través de una pregunta de carácter formal, transmitiendo que se trata de algo muy importante para tu desarrollo.

3. Explicación del motivo de la carta

No es lo mismo redactar una carta de recomendación para entrar en un máster o doctorado, que escribirla para conseguir un puesto de trabajo. Es por ello que debes dejar muy claro para qué es esta carta de recomendación.

4. Adjunta tu currículum

Para que tu prescriptor pueda referirse a tu experiencia, habilidades o estudios, envíale tu currículum para que tenga toda la información necesaria a mano.

5. Agradecimiento

Finalmente, agradece por adelantado su tiempo, dejando claro que no hay ninguna presión. Cuanto más amable seas, más opciones tendrás.

Seguidamente, te mostramos una carta tipo mediante la cual pedir tu carta de recomendación:

Querida Miriam,

¿Cómo estás? Soy Sandra Guzmán, espero que recuerdes todos los procesos de selección que cerramos con éxito para ampliar el departamento de IT de Showroom, cuando trabajé con vosotros de 2015 a 2017 como responsable de Recursos Humanos.

Me gustaría pedirte una carta de recomendación para conseguir un puesto de trabajo que representa una gran oportunidad para mi desarrollo profesional. Se trata de una plaza para una empresa multinacional que requiere un responsable de recursos humanos para su nueva sucursal en Barcelona.

Te adjunto mi currículum, para que tengas presente mi experiencia y habilidades.

Estaré esperando tu respuesta y te estaré muy agradecida si decides escribírmela.

Atentamente,

Sandra Guzmán.

Apartados de una carta de recomendación

Si tu prescriptor está de acuerdo en que le hagas llegar un modelo o plantilla de carta sobre la cual trabajar, es tu oportunidad para enumerar los aspectos que deseas destacar, pero, para ello, debes saber cómo estructurar una carta de recomendación laboral. También puede ser que en algún momento de tu vida quieras recomendar a alguien; este apartado te servirá como guía. 

Ejemplo de carta de recomendación laboral

Primero, veamos un ejemplo de carta de recomendación y analicemos detalladamente su estructura.

A quien le interese;

Soy Miriam Rodríguez, COO de la empresa Showroom. Fui supervisora de Sandra Guzmán de 2015 a 2017.

En este intervalo de tiempo, Sandra lideró el Departamento de Recursos Humanos de Showroom, encargándose de la contratación y supervisión del personal. Sin duda, fue una pieza clave para la ampliación y consolidación del equipo de IT, que actualmente cuenta con profesionales de alto nivel, perfectamente alineados con los valores y filosofía de la empresa.

Después de haber trabajado bajo mi supervisión a lo largo de este camino, puedo afirmar sin duda que Sandra es una profesional responsable y trabajadora. Es una persona proactiva que sabe administrar y gestionar sus tareas, afrontando sin miedo los retos que se le plantean. He visto una evolución sobresaliente en ella, como profesional de los Recursos Humanos.

Además, realizó todas las formaciones que se le ofrecieron desde la empresa, de las cuales adjunto los títulos en esta carta.

Es un placer recomendar a Sandra Guzmán a través de esta carta. Es una profesional que todo equipo de trabajo agradecerá y que repercutirá positivamente en la dinámica de la empresa. La volvería a contratar sin dudarlo.

Quedo a su entera disposición para cualquier otra información que necesite.
Atentamente,


Miriam Rodríguez
COO Showroom
[email protected]

1. Encabezado

Se usará el encabezado para dirigir la carta a su destinatario. Si conocemos a quién va dirigida, nombraremos al destinatario. Si no conocemos su nombre, usaremos un encabezado genérico como  “A quien le pueda interesar” o “Estimados señores”.

2. Recomendador

Es el momento de identificar al prescriptor. Se anota el nombre, el cargo o posición y la empresa del recomendador.

3. Recomendado

Se indica el nombre y la relación con la persona recomendada.

4. Duración de la relación laboral

Se debe indicar cuánto duró la relación laboral, especificando fecha de inicio y final.

5. Cargo y tareas realizadas

De forma objetiva, se indican el cargo y las funciones que realizó el referenciado como empleado de la empresa donde se coincidió. Para evitar sesgos, se pueden mostrar datos que demuestren el buen desempeño mediante historiales de objetivos cuantitativos. De esa manera se reconocen las aptitudes profesionales.

6. Referencia a las aptitudes del empleado

Se trata de uno de los puntos más importantes de la carta de recomendación, pues se aprecian las aptitudes intangibles o soft skills: Liderazgo, empatía y proactividad serían algunos de los aspectos que podrían destacarse, e incluso recordar alguna anécdota profesional dónde el referenciado mostró esas aptitudes, para conseguir que sea más personal.

7. Formación recibida

Si el referenciado recibió formación y tuvo planes de carrera dentro de la empresa, se comunicarán en este espacio. Opcionalmente, se puede adjuntar un documento que confirme esos estudios, validado con un sello y una firma del responsable de las formaciones.

8. Recomendación

Apartado clave dentro de la carta de recomendación, donde se sintetiza toda la información explicando por qué el candidato puede ser la persona perfecta para el puesto de trabajo. Se exponen motivos, las cualidades y algún que otro dato relativo al puesto de trabajo ocupado por el referenciado, finalizando con una nota positiva que actúe como “la guinda del pastel”. Por ejemplo, comentando que se volvería a contratar a esa persona, si existiera la posibilidad.

9. Disponibilidad de contacto

Ponte en el lugar del otro. Considera cómo te gustaría a ti ser tratado en esa situación y aplica esa referencia. Eso sí, adáptala a su personalidad y su carácter. Si te anticipas a sus sentimientos, cavilaciones y reacciones, te resultará más fácil ayudarlo.

10. Despedida

Se debe terminar la carta con una despedida formal.

11. Firma, sello de la empresa y dirección de contacto

Para dar validez al documento, hay que firmar el documento acompañado del sello de la empresa.

12. Datos de contacto

Añadir los datos de contacto por si el reclutador quiere hablar directamente con el recomendador.

Cómo enviar la carta de recomendación

Ahora que ya tienes tu carta de recomendación, es hora de adjuntarla junto a tu currículum. Si lo haces mediante correo electrónico, lo mejor será que, a la vez que añadas tu CV como documento adjunto, adjuntes también la carta de recomendación, mencionándolo en el cuerpo del correo

Si te estás inscribiendo a una oferta a través de un portal de empleo y solo puedes enviar tu currículum, puedes subir tu carta de recomendación a tu servicio de almacenamiento en la nube – por ejemplo, Google Drive, si utilizas Gmail, o OneDrive si utilizas Outlook o Hotmail – y añadir en tu currículum un enlace que lleve a tu carta de recomendación, previamente subida a la nube.

Otra opción es añadir un apartado en tu currículum llamado “Referencias” donde especifiques los datos de contacto de la persona que te ha escrito la carta de recomendación o de un ex-jefe que sabes que puede hablar bien de ti, pidiéndole antes su consentimiento para añadir esta información.

Recomendamos que envíes tanto el currículum como la carta de recomendación a la vez, pues de nada servirá guardarte la carta de recomendación para la siguiente fase, si no consigues superar la actual.

En resumen…

Conseguir una carta de recomendación no siempre es una tarea fácil y dependerá, en gran parte, de la calidad de la relación que mantuviste con tus ex-jefes y compañeros de trabajo y de tu desempeño como empleado. Por lo tanto, siempre te beneficiará demostrar día a día que tu trabajo aporta valor y tiene un beneficio tangible para la empresa. 

Procura ser proactivo, constante y, sobre todo, sé amable. Verás que todo es más fácil cuando siembras buenas impresiones.

Si has conseguido que tu antiguo supervisor transmita quién eres y cómo trabajas, debes sentirte orgulloso, pues también demuestra que la visión que tienes de ti mismo encaja con la que tienen los demás.

“Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”

Oscar Wilde

Ahora ya sabes cómo conseguir una carta de recomendación laboral de calidad, un elemento diferencial que influirá en la toma de decisiones en una empresa en el momento de decantarse por un candidato u otro y, por lo tanto, incrementará tus probabilidades de ser contratado.

¿Te resultó interesante este artículo? ¡Compártelo con tu red!