Estamos en medio de una pandemia la cual ha forzado unos cambios de hábitos los cuales estamos seguros que muchos han venido para quedarse.

Algo que no hará cambiar ninguna pandemia es el hecho de ser personas y cuando nos referimos personas, queremos decir buenas personas.

En cualquier negocio está claro que hay una razón detrás que es la de obtener un beneficio económico en una transacción/actividad/operación que nos permita vivir a las personas que formamos parte de este mismo negocio. No obstante, queremos dar importancia en el hecho de hacerlo de forma próxima y de forma honrada. Lo más importante para nosotros es atender siempre a las personas que nos dan la mano, escuchar y sobre todo respetar a todo el mundo. Demasiadas veces vemos en el mundo comercial mucho desprecio y poca comprensión. Demasiadas veces vemos como una operación es tratada cómo una simple subasta, sin dar ningún valor a las personas y sobre todo al que nos están diciendo estas personas. Nosotros creemos firmemente en este modelo de negocio. En saber escuchar, atender y dar oportunidades a las buenas personas y a los buenos profesionales. Hoy, en tiempo de pandemia, es todavía más importante saber escuchar, valorar y atender con proximidad a nuestros clientes, los cuales son ante todo personas.

Para poder tener un equilibrio mental y racional que nos permita estar al servicio de la gente, es muy necesario ser positivo, proactivo y optimista. Sí, lo sé. Muchos de vosotros y vosotras sé que estáis pensando que a veces es muy difícil ser optimista y positivo. No os quitamos la razón. Aunque tenemos claro que la única forma de evolucionar es darle la vuelta a la tortilla en cualquier situación adversa que nos da la vida y coger el lado bueno de las cosas.

Nos permitimos dar algunos consejos para conseguir evolucionar, seguir adelante y crear de esta crisis una gran oportunidad:

  • Pensad como adaptar vuestro producto/servicio en el momento actual.
  • Cread más que nunca un equipo. Daros soporte interno. Cread fortalezas.
  • Mejorar la fidelidad de vuestros clientes.
  • Pensad en estrategias y formas de trabajar digitales debido a las restricciones físicas actuales.
  • Transmitid frescura, positivismo, optimismo. Haced que la gente de vuestro alrededor le brillen los ojos. Todos lo necesitamos.
  • Proponed respuestas y nuevos servicios para mejorar vuestra cadena de valor.
  • Fortalecer las sinergias locales. Apoyaros los unos a los otros.

Estamos seguros de que muchas de estas cosas ya las estáis haciendo y si alguna no la habéis potenciado os animamos a que lo probéis. Hay un refrán que dice que al mal tiempo buena cara y no deja de ser una homología a la actitud por naturaleza del ser humano, levantarse después de cada tropiezo.

Aunque a veces nos cueste más, nuestro objetivo es que el tiempo de levantarse siempre sea el más corto posible o incluso inexistente.

El equipo de ISPROX tenemos claro que el camino a seguir es el del optimismo, creatividad, positivismo, nos intentamos tomar el momento actual como una oportunidad, no cómo una crisis.

¡Veremos que nos depara el futuro!

Ánimo y suerte a [email protected]